Olimpo Renacido

Portada de Olimpo Renacido # 1 Obra de Lidia Castillo

O también podríamos llamarlo, Los dioses se desmadran.  Mi obra, especialmente en su vertiente más pulp, ha tenido siempre al mestizaje y hacia la creación de combinaciones de géneros no siempre demasiado ortodoxas; no obstante, pocos proyectos son tan atípicos en su forma y ambientación como Olimpo Renacido, la serie que llevo dos años publicando en Action Tales, y que pronto dará el salto al papel gracias a la revista Área 51. Ciencia ficción, humor, novela negra, fantasía épica, divinidades griegas exiliadas… son algunos de los elementos que en algún momento han dejado su impronta en esta colección, centrada en narras las aventuras de Eris (una señora de la discordia que aumentó su poder cuando los dioses decidieron caminar entre humanos) y sus aliados, salpicadas, como no, de enfrentamientos con los propios parientes. Olimpo Renacido es también un mosaico de arcos argumentales, lo más autoconclusivos posible, que tejen una gran historia de guerras divinas; a la manera de muchos seriales de la línea Vértigo de DC, está destinada a tener un final, que aún no tengo claro cuándo llegará, lo que no implica que no pueda haber nuevos volúmenes del serie cuando esta trama, tal vez la más compleja que manejo hoy en día, termine.

Portada de Olimpo Renacido 2. Obra de Edgar Rocha

Portada de Olimpo Renacido 2. Obra de Edgar Rocha

Lo más curioso, en este caso, es que la semilla de Olimpo Renacido había sido plantada para dar fruto a un único relato para una antología centrada en la figura de la mujer, tanto a través de personajes históricos como mitológicos. Con el tiempo, esta última se convertiría en Hasta siempre, princesas, y tendría una breve vida en papel antes de quedar descatalogada por la quiebra de la editorial Libralia; sin embargo, no es esto lo que hoy me ocupa, sino Eris y sus circunstancias. No fue el primer personaje en quien pensé para protagonizar mi historia; mi primera intención era escribir algo con amazonas de por medio y cierto toque a espada y brujería, pero, cuando el coordinador nos animó a buscar personajes menos conocidos, empecé a valorar otras opciones. Puede que se debiese a que acababa de releer parte de la etapa de George Pérez como guionista de Wonder Woman, incluida la saga donde la amazona se enfrenta con una señora de la discordia que más parece un Ewok con armadura, pero a mi mente vinieron pronto dos personajes: la propia Eris y Louella Parsons, temible columnista del Hollywood clásico; incluso me plantee fusionar de algún modo ambos personajes… La historia se fue complicando, me fui imaginando a la dama de las manzanas doradas como “intrigante en la sombra” tras otros personajes históricos, movimientos artísticos y, de repente, me topé con un escenario de ciencia ficción y una guerra de diosas. También apareció por ahí una secundaria contestona, empeñada en robarle protagonismo a La Señora de las Manzanas; quienes seguís la serie en AT ya podéis imaginaros quién es: la cazadora más implacable de todo el universo.

Toda aquella combinación dio lugar a un relato autoconclusivo que no me dejó nada descontenta, pero Eris me pedía más. Y yo no pude resistirme. A esta primera historia le siguió “Bienvenidos a Hadez”, seleccionado para la antología Zombis!, volumen 2, de Tyrannosaurus Books y, (sáltate esta parte si quieres ahorrarte un destripe) otra historia donde la presencia de la señora de la discordia era bastante sorpresiva: “Meretrices del Demonio”, seleccionada para 666 (ya puedes seguir leyendo). Estos, unidos a alguna otra idea a la que no lograba dar forma, iban tejiendo en mi cabeza una historia cada vez más compleja e imposible de ir narrando en forma de relatos autconclusivos. Tampoco parecía ser adecuada para una novela. Al final la dejé aparcada hasta que mi camino se cruzó con AT y les mandé una propuesta de serie que pronto fue aceptada. A día de hoy, lleva publicados 8 números y 5 arcos argumentales ( 4 de ellos ya concluidos). La serie me ha aportado bastantes alegrías, tiene sus lectores fieles, verdadero motor para seguir escribiendo;  mis historias han sido arropadas por portadas verdaderamente geniales (en su mayor parte a cargo de Edgar Rocha), y me permite adentrarme en distintos géneros literarios, además de trabajar con un elenco con personalidades muy variadas… y dar rienda suelta a mi mayor vicio: putear personajes. Además, dará el salto al papel debidamente revisada. No puedo quejarme, ni de sus resultados ni por carecer de motivos para seguir escribiéndola.

Portada de Olimpo Renacido # 7 Obra de Edgar Rocha

Eris nació por casualidad, pero piensa permanecer mucho tiempo entre nosotros

Podéis leer los números publicados en el siguiente enlace

Anuncios

2 comentarios el “Olimpo Renacido

  1. rbarreiro dice:

    yo soy lector mas o menos fiel de ella (no se si he leido todos) pero, sí definitivamente es una historia muy entretenida. y defintivamente su originalidad la tiene ne un lugar de privilegio en mis lecturas de por ahi

    Le gusta a 1 persona

  2. AnaM dice:

    Gracias, Roberto. Precisamente este tipo de comentarios de los compañeros son los que animan a seguir dándole caña a la historia 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s