Drácula y las mellizas

dracumellizas_zpsj6ssxnuj

Las poblaciones cercanas al castillo Karstein viven aterrorizadas por dos amenazas. Por un lado, la presencia del mencionado castillo y su depravado morador (El Conde Karnstein); por el otro está “La Hermandad”, un grupo de fanáticos capitaneados por Gustav Weil que persiguen a todo aquel que sea diferente acusándole de diabólico.

La llegada de las dos sobrinas de Weil acarreará consecuencias trágicas para todos.

Director: John Hough/ Productores: Harry Fine , Michael Style / Guión: Tudor Gates / Fotografía: Dick Bush / Música:Harry Robertson / Montaje:Spencer Reeve / Efectos especiales:Jack Mills / Intérpretes: Peter Cushing ( Gustav Weil), Dennis Price,( Dietrich) Mary Collinson( Maria Gellhorn), Madeleine Collinson ( Frida Gellhorn), Isobel Black ( Ingrid Hoffer), Kathleen Byron ( Katy Weil), Damien Thomas ( Conde Karnstein), David Warbeck ( Anton Hoffer), Harvey Hall, Alex Scott, Judy Matheson, Luan Peters, Shelagh Wilcocks, Katya Wyeth, Inigo Jackson / Nacionalidad y año: Gran Bretaña, 1971 / Duración y datos técnicos</b>: Color, 87 min.

Dráculas y las Mellizas ( Twins of Evil, 1971) es la tercera parte, y broche final (oficial), de la serie de los Karnstein rodada por la Hammer y uno de los más sólidos trabajos de los años 70 de la productora Británica.

La película se aleja de las dos entregas anteriores de la saga al tomar como protagonista  a un descendiente de esta corrupta estirpe, mientras la condesa Mircalla se limita a tener un pequeño cameo. Es el conde un protegido del propio monarca del país y , gracias a esto, realiza todo tipo de desmanes sin que nadie pueda tocarlo. Su amor por el mal culminará con su conversión en  vampiro. Y su máximo deseo será corromper a las sobrinas gemelas de su némesis, Gustav Veil.

Nos encontramos así con el enfrenamiento entre dos facciones contrapuestas Weil y sus exaltados por un lado. Karnstein y sus acólitos por otro. Más que a una lucha entre el bien y el mal, asistimos a una batalla por dominar al pueblo. Si el vampiro rapiña vidas sin piedad, los fanáticos disfrutan quemando a mujeres inocentes y a todo aquel que ose pensar de un modo diferente a ellos. Nos alejamos, por tanto, del esquema tradicional de las cintas de vampiros de la productora, para sumergirnos en un tono más cercano al western  (sirva como ejemplo la presentación de Cushing y los suyos a caballo); también más épico de lo habitual, con ese final que se aleja de los cánones arraigados en las principales obras de La Casa del Martillo. 

Gran parte de el éxito de este enfrentamiento se debe al estupendo trabajo de los actores que personifican a los dos grandes antagonistas. Damien Thomas compone un conde Karnstein de claras influencias byronianas realmente estupendo, carismático y amedrentador a un tiempo. Cushing está realmente sublime. Pese a haber perdido poco tiempo antes a su mujer, el actor realiza aquí una de sus más grandes interpretaciones. En su rostro se percibe toda la amargura, la mezquindad, la morbosidad y el ciego fanatismo del inquisidor. Transmite también esa mezcla de fascinación y repulsa de Weil hacia el mal  que trata de erradicar. 

La lucha entre oscuridad y luz es personificada en esta ocasión por las dos hermanas. La rebelde Frida, incapaz de doblegarse a la dictadura de su tío, se va acercado paulatinamente al lado oscuro a la par que se siente atraída hacia Karnstein. La dócil María se pliega como buenamente puede a la vida que les ha tocado y trata de que su hermana entre en razón. Esta dualidad de caracteres, sin embargo, no será percibida por el cegado fanático. Sí la captan, en cambio, los dos personajes que representan la voz de la cordura dentro de la historia: la tía de las jóvenes y el profesor de música (David Warbeck).

Cabe señalar como colofón de esta reseña que Drácula y las Mellizas) ha arrastrado cierta fama de película con una importante carga erótica. Nada más lejos de la realidad. Fuera de un par de planos y una metáfora de nula sutileza, es tal vez una de las películas menos explícitas de la Hammer de los setenta y la más sutil de las entregas de la trilogía .

Anécdotas

* Las hermanas Collison fueron las primeras gemela en posar para la revista Playboy.* Ambas jóvenes procedían de Malta por lo que según apuntan la mayoría de los expertos hubieron de ser dobladas para ocultar su marcado acento; también hay quienes consideran sin embargo que llegaron a perfeccionar lo suficiente el idioma como para actuar con sus propias voces* Llegaron a escribirse unas 16 páginas del guión de una cuarta parte protagonizada por Cushing como Conde Karnstein.* La película Capitan Kronoss (Kronoss Vampire Hunter, 1974) podría considerarse, en cierto modo, una especie de cuarta parte no oficial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s