Los Intrusos

the_uninvited-268041810-large_zpszhyuvo4b

Dos hermanos adquieren una espectacular mansión georgiana, Windward Hall, a un precio más que módico. Al poco de instalarse en su nuevo hogar, comenzarán a producirse extraños y estremecedores fenómenos que parecen guardar  relación con la joven nieta del antiguo propietario.

Director:Lewis Allen / Productores: Charles Brackett / Guión: Dodie Smitth y Franck Partos basado en la novela de Dorothy Macaradle /Fotografía: Charles Lang / Música: Victor Young / Montaje: Doane Harrison / Efectos especiales: Gordon Jennings / Intérpretes:Ray Milland (Roderick Fitzgerald), Ruth Hussey (Pamela Fitzgerald), Donald Crisp (Commander Beech) ,Barbara Everest (Lizzie Flynn ),Alan Napier ( Dr. Scott), Gail Russell ( Stella Meredith) Cornelia Otis Skinner (Miss Holloway), Dorothy Stickney ( Miss Bird) Nacionalidad y año: USA, 1944  /Duración y datos técnicos: Blanco y Negro ,99 minutos

Los años cuarenta fueron una etapa especial para el cine de terror; los monstruos tradicionales, que la Universal había hecho famosos, se ausentan de las pantallas y dan paso a un terror de corte más realista. Emblemáticas de este periodo son las notables obras de serie B de la RKO , donde prima el terror racionalista y tienen como puntal la magistral La Mujer Pantera ( The Cat People , 1943). Paralela a esta, discurre otra corriente, a medio camino entre el folletín y el terror, que podemos denominar melodrama de misterio.  En función del enfoque de la historia, las películas de esta categoría pueden adscribirse bien al suspense bien a la fantasía. Representantes de esta tendencia son: Rebeca (Rebecca, 1940), que en cierto modo podemos considerar como la precursora de este subgénero, o el Secreto tras la puerta ( Secret Beyond the Door, 1948).

Los invitados ( The Uninvited , 1944) puede inscribirse también dentro de esta tendencia, aunque, con ligeros matices. Así,  el drama se ve aligerado por ciertos toques de humor bien dosificados que nos retrotraen a las Mistery Comedy de los años 20. El elemento sobrenatural tiene un peso importante en la trama en forma de casa, supuestamente, encantada, frente a otras obras similares donde prevalecen la racionalidad y las explicaciones de corte freudiano. Estos dos últimos matices no son baladíes, pues  la película ha logrado envejecer con dignidad gracias a ellos. El elemento melodramático, por el contrario, ha quedado bastante obsoleto. El fuerte cambio de mentalidad que la sociedad ha experimentado desde los años cuarenta en cuanto a temas como la psicología o la psiquiatría y la censura imperante en esos años provocan que algunos elementos puedan resultar algo apolillados. Tampoco ayuda a este componente realista-melodramático cierto afán mimético respecto a la antes mencionada Rebeca (Rebecca, 1940), remedo de Señora Danvers incluido. Estas pequeñas máculas, sin llegar a convertirse en defectos graves, restan algo de brillantez al conjunto final. 

De todas formas, Los Intrusos ( The Uninvited, 1944) tiene en su haber suficientes elementos positivos como para convertirse en una película del todo recomendable. El solvente reparto lleva bien el peso de la trama, siendo el único punto negro actoral el mencionado clon de la Señora Danvers (cuyo nombre no desvelaré para o destripar la trama). Por otro lado, los elementos técnicos también puntúan alto y merece la pena destacar  la excelente fotografía de Charles Lang, que añade intensidad los momentos más terroríficos, y unos efectos especiales resultones para la época. Resalta también el cuidado trabajo de ambientación en lo que al elemento sobrenatural se refiere. Detalles como la reticencia de las mascotas a entrar a ciertas zonas de la casa, la habitación donde los protagonistas siempre tienen frío y experimentan una irracional sensación de tristeza, el uso de los aromas enriquecen la trama al introducir paulatinamente ese elemento extraño en las vidas de los protagonistas y la conciencia del espectador.

En resumen , nos encontramos ante una película poco conocida por el gran público pero que atesora calidad suficiente como para que su visionado sea gratificante para el aficionado al cine de sabor añejo; eso sí, teniendo siempre claro que, presencia de supuestos espectros aparte, no nos encontramos ante una historia más cercana al melodrama fantástico que al terror. 

Anécdotas

*La película fue promocionada con la siguiente frase: “El más popular romance de misterio desde Rebecca”* El británico Alan Napier, que aquí interpreta al Dr. Scott, fue el Alfred Pennyworth de la mítica serie sesentera de Batman.* Nominada al Oscar a la mejor fotografía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada como .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s