Comando Gabek: La venganza del general Grok

Grok

Las integrantes del Comando Gabek no conocen el descanso. Tras derrotar al rey Zilla y sus temibles gorilas ninja, tendrán que enfrentarse al temible general Grok. Este es un simio gigantesco, superinteligente y un tanto megalómano, que tiene muchas ganas de sorberles el tuétano a nuestras chicas. 

Para saber más, podéis leer La venganza del general Grok, una historia escrita por Raúl Montesdeoca, inspirador de la primera aventura del comando. 

Lo tenéis gratis a golpe de clic. 

Y si aún no habéis leído la primera historia del comando Gabek. la podéis descargar pulsando aquí . *Nota. Si ya la tenéis, esta es una versión revisada con algunas erratas menores corregidas. 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Reseña: 36

36Portada36

Autora: Nieves Delgado

Editorial: Cerbero, colección Wyser nº 6

Disponible en formato papel y digital. 

http://www.editorialcerbero.com/

Hacía tiempo que no daba tantas vueltas a la hora de buscar el enfoque de una reseña. Pero esta 36 que nos brindan Nieves Delgado y la Editorial Cerbero parece contagiarse de la personalidad de las Inteligencias Artificiales que sirven de eje a la trama, convirtiéndola en una novela complicada de reseñar si uno desea desvelar la menor cantidad posible de detalles.

Lo primero que he de señalar, es que he disfrutado con la lectura de esta historia. Me ha enganchado, me ha fascinando y me ha dejado cargada de preguntas (las que la propia autora plantea a lo largo del desarrollo), además de con ganas de hacer una relectura en algún momento. 36 es una novela que invita a la reflexión, y lo hace mediante una perspectiva de las IA que a mí me ha resultado novedosa y, ante todo, plausible.

La autora huye de los dos escenarios más habituales a la hora de plantearnos un futuro donde robots o IAs son algo más o menos cotidiano; es decir por un lado la “rebelión de las máquinas” y por otro el futuro idílico donde nos tumbamos a la bartola mientras ellos nos hacen el trabajo. Aquí las IA son, ante todo, algo diferente, ajeno a nosotros, pese a que se las inserte en cuerpos antropomorfos, o se les dé la posibilidad de escoger su identidad sexual al llegar a la “edad adulta”. Envejecen, a su modo, maduran y nacen cargadas de conocimientos, pero con la mentalidad de un niño, y necesitados de entrenar las capacidades psicomotrices. Para sus propios creadores, son fuente de tanta fascinación como de dudas. Cada nacimiento de una IA parece abrir nuevas incógnitas, traer alguna sorpresa, especialmente 36, la que da nombre la historia. Esta, mostrará un interés especial por los humanos, lo que la llevará a convertirse en una de las IAs más famosas, con la consiguiente presión mediática que esto implica.

Paralelamente a las cuestiones se plantean sobre la propia figura de las Inteligencias Artificiales y su identidad, la novela nos muestra la repercusión que estas tienen en la sociedad. La curiosidad, el rechazo o la incomprensión, tanto hacia las propias IA como al hecho de por qué se sigue investigando sobre estas cuando la mayoría de ellas se dedican a vivir una vida apática con trabajos poco cualificados.

En lo que se refiere a los personajes, 36 es un personaje sólido, coherente con su propia naturaleza de Inteligencia Artificial y su propia rareza. Fascina y logra despertar empatía. Los personajes humanos importantes tienen un peso más secundario,  por tanto se definen con menos pinceladas, pero no por ello quedan desdibujados. Además, aguantan bien el envite cuando interactúan con 36. 

En el aspecto formal, la narración es ágil, basada en una prosa sencilla, que no simple, acorde con una historia donde lo importante es qué se cuenta, y las reflexiones que esto nos suscita, y no el exhibicionismo formal. No obstante, tampoco elude cierta experimentación en el último tercio de la historia, donde deja a un lado el narrador tradicional para centrarse en una serie de conversaciones de chat. Si bien en un principio esto puede resultar chocante, personalmente me parece un acierto esta elección. Las charlas nos ofrecen una disección de la sociedad y sus opiniones más contundente y clara que la otorgada por una descripción de los hechos más clásica. De paso, nos sirve de reflejo de muchas de las actitudes de nuestra propia sociedad.

El tempo narrativo está bien llevado. Se nota que estamos ante una novela corta concebida como tal y no ante un relato alargado de forma forzada o un esbozo de novela comprimido. El broche final resulta perfecto, y te deja con la sensación de que la historia no podría haber concluido de otro modo.

En resumen. Una notable novela corta que, al centrarse más en los componentes sociológicos de la trama, resulta asequible para lectores ajenos a la ciencia ficción más dura. Es la primera novela de la Editorial Cerbero que leo, pero si el nivel se mantiene, alguna más caerá, dentro de lo que me permita mi magro presupuesto.

Lecturas para playa, casa y monte

No soy muy amiga de los listados, pero hoy me apetece realizar algunas recomendaciones de lecturas, válidas para verano, primavera, otoño e invierno (o el “veroño” de por aquí). No es un listado exhaustivo, ni son todo novedades, pero sí una muestra de libros con los que he disfrutado en los últimos tiempos. 

Piensa en otra cosa 

Ángeles Mora (textos) y Mariví Troy (ilustraciones) 

PiensaportadaPiensa en otra cosa es un álbum fosco para adultos, que nos llega de la mano de El Libro Feroz, y se articula en torno a 22 microrrelatos que centrados en los miedos infantiles.  Esta obra, además de ser una delicia para todos los sentidos, resulta ideal para una lectura conjunta en torno al fuego (alguien recitando, otros escuchando), o en un salón en relativa penumbra, tal vez en una casita rural… Así también desearéis pensar en otra cosa. 

En septiembre tendréis una reseña más amplia en El vals de la araña. 

Every heart a doorway 

Seanan McGuire

EveryPortada¿Se puede ofrecer algo diferente usando como base los cuentos populares, lo legendario o los clásicos de terror? La respuesta es sí, y queda plasmada en esta obra, primera de una serie de  novelas cortas autoconclusivas, aunque interrelacionadas. 

Oscura, y fascinante, ha ganado el Nébula 2016 y el Locus 2017 en su categoría, y es finalista a los premios Hugo y Word Fantasy, aún no fallados.  De momento solo está editada en inglés, pero Alianza nos la traerá en la primavera de 2018, gracias a su sello Runas. 

Podéis leer una reseña más amplia en El vals de la araña. 

Ideal si tenéis ganas de practicar el inglés durante el veranillo. 

Trilogía de Ana Martí 

Rosa Ribas y Sabine Hofmann

PortadaTrilogiaLas autoras nos ofrecen una trilogía de novelas autoconclusivas (aunque merece la pena leerse las tres siguiendo el orden de publicación), ambientadas en la España de los años 50. La primera y la tercera ambientadas en Barcelona, la segunda en la zona del Maestrazgo. 

Novela negra con un toque diferente, atmósferas muy bien trabajadas (la segunda. El gran frío, tiene un aire al mejor cine de terror rural), personajes bien perfilados, entre los que me permito destacar el de Beatriz, la prima de la protagonista. Ana Martí tiene la virtud de ser un personaje creíble, al que vemos crecer de una novela a otra, tanto en lo personal como en lo profesional.  

Los tres libros por orden son: Don de lenguas,  El gran frío, Azul Marino. Siruela ha sacado, además, un volumen recopilatorio con las tres novelas. 

Recomendable para amantes de la novela negra o quienes quieran romper con el prejuicio de que cualquier obra ambientada en la posguerra española es siempre “más de lo mismo”. 

Horizonte Rojo

Rocío Vega 

horizonte_rojo_1_4784_Kle0jZwwSpace ópera que nos llega de la mano de Café con leche, una de esas editoriales pequeñas a las que les gusta currarse las cosas. Publican novela y novela corta,  tanto en digital como en papel. Su catálogo se caracteriza por la presencia de personajes no heteronormativos, protagonismo de personajes femeninos o la mezcla de género erótico y fantástico. 

Horizonte rojo, serial que lleva ahora mismo 5 entregas publicadas en digital y una en papel (recopilando las tres primeras entregas), es un buen ejemplo de esta apuesta.  De momento me he leído la primera, pero no descarto seguir con la serie a ir reseñando en el blog. 

Space ópera ligera, de lectura ágil con buenos momentos de acción, sin dejar a un lado el erotismo. Teje un universo interesante, del que me habría gustado conocer más detalles, sobre todo de algunas razas  alienígenas, aunque entiendo que las limitaciones de longitud obligan a dar las pinceladas justas en este aspecto. Buenos personajes, entre los que cabe destacar a una protagonista que no sabes si estrangular o invitarla a un trago. 

Buena lectura para acompañar con una cerveza o lo que os apetezca. 

Cuentos de Fantasmas 

Edith Wharton 

FantasmasPortadaEl verano es un momento tan bueno como otro para revisar “los clásicos”.  Wharton desarrolló su faceta más conocida como novelista, e incluso ganó  un Pulitzer en 1921 por La edad de la inocencia. No obstante, también cultivó el relato de fantasmas.  Sus historias juegan muchas veces con la ambigüedad y no siempre dejan atados todos los cabos; el espectro puede ser a veces la proyección del alma de un personaje o tomar la forma más insospechada.  Todo esto, mezclado con la visión irónica de la autora de la sociedad neoyorkina de la época o su reflejo de los matrimonios opresivos y tóxicos, crea un conjunto de historias con voz propia. 

Merece la pena destacar joyas como: Después, El triunfo de la noche, Un grano de granada o El día de difuntos. 

Ideal para una noche de lectura en solitario o para arrebujarse en el sofá de una biblioteca vetusta. El triunfo de la noche resulta perfecto para contrarrestar olas de calor 

 

Y , aprovechando que el Piles pasa por Gijón, recomiendo también un par de cosas mías.

El juego de Lax

el_juego_de_lax_5915_fdnju3u3Todavía está disponible en tomo único en la web de Ronin Literario. Ciencia ficción cercana a la space ópera.

Lhera Dao, una mercenaria con dones muy especiales,  es contratada para encauzar a Lax, una IA  rebelde que está causando problemas en Booklive, un entorno de realidad virtual que permite vivir el libro que uno escoja. 

Ambos establecerán un duelo dentro del propio entorno virtual del que puede depender no solo la vida de Lhera, sino el destino de toda Estación Ensueño. 

Instinto Animal

Instinto

Una de las antologías más sólidas en que he participado, tal vez por que acota por tema (licantropía y otras conversiones animales desde la perspectiva de una protagonista femenina) y no tanto por género.

 

Hazte con Los gorilas ninja del rey Zilla (Comando Gabek I)

comando JUNGLEYa podéis descargar la primera aventura del Comando Gabek, el mejor equipo de animadoras al servicio de la Agencia de Control de Mutantes. 

En esta primera historia, estas peculiares guerrilleras deberán rescatar a los doctores Nelson y Margarita Soares de las garras del temido rey Zilla. Este es un tirano manipulador que tiene a su servicio un ejército de gorilas ninja y aún guarda otros secretos en su arsenal. 

La misión es casi un suicidio, pero la Capitana Golden Fists,  Artemis, Beretta, Eagle y Kama nunca se han caracterizado por ser pusilánimes. Si por algo se define su grupo, además de por la variedad, es por la valentía de todas sus integrantes. 

Hoy lo comprobarán el rey Zilla y sus secuaces. Otro día les tocará a otros villanos. 

 

Se puede descargar en Lektu en la modalidad de pago social https://lektu.com/l/ana-moran/los-gorilas-ninja-del-rey-zilla/7872

https://historiascueva.blogspot.com.es/

Presentando al Comando Gabek

Me gustan los retos literarios. Eso es algo que he dejado claro en más de una ocasión. Tampoco es ajeno a muchos de mis conocidos dentro del ámbito literario que, a veces, mi musa se fuma ficus en mal estado y me obliga a escribir verdaderas locuras, fumadas las llamo.  A veces la cosa se queda simplemente en una historia loca, de mejor o peor calidad, que me ayuda a descongestionar entre proyectos más absorbentes. Otras se acaba convirtiendo en algo más, la base para un proyecto más ambicioso o alguna de mis “series” de historias. Eso me sucedió en su día con Liz O´Hara, surgida en un relato de terror semiparódico, y eso me ha pasado hace pocos días.  

pexels-photo-1

Esperando para perpetrar una locura

Fue cuando acepté el reto, en parte autoimpuesto, de escribir una locura que enfrentase a unos malvados simios ninja con animadoras justicieras. Me lancé a escribir, sin mapa y armada con una brújula de los chinos. Y la cosa fue adquiriendo más personalidad de la que esperaba, aunque fuese tomando la premisa de un modo un tanto peculiar.  Los simios se convirtieron en humanos mutantes dentro de un escenario de ciencia ficción. Y las animadoras… Las animadoras pasaron a convertirse en avezadas guerrilleras, aunque continuasen siendo animadoras. 

Sirva de muestra en inicio de la historia. 

¿Salvar a la animadora? ¿Qué puta mierda es esa? Son las animadoras quienes salvan el mundo. Así ha sido desde que, durante la final de la NBA de 2020, las animadoras de los Celtics lograron aquello que había resultado imposible para empleados de seguridad o los propios jugadores: destruir a la horda de mutantes caníbales que había invadido la cancha. Ese día inspiraron a mujeres de medio mundo a tomar las armas contra los engendros. Poco tiempo después, nacieron oficialmente los comandos de animadoras.

Ya no vestían faldas, se entrenaban en el manejo de toda suerte de armas y el combate cuerpo a cuerpo, y dejaban los pompones para las celebraciones íntimas. Eso quienes los usaban. Pero continuaban alzando orgullosas el estandarte de animadoras, pues sus gestas animaban a otros a seguir luchando. ACM, OTAN, Interpol, ejércitos, policía… Todos tenían algún comando más o menos regular de animadoras colaborando con ellos.

A la hora de diseñar a las integrantes de este, mi propia inercia me llevó a jugar con unos tópicos y evitar otros. También a jugar con la diversidad, que, como ya comenté en un artículo para El vals de la araña, ya es un rasgo ineludible en la mayor parte de lo que escribo. Así surgió un comando de carácter internacional, que es también mi primer equipo “guerrero” cien por cien femenino. Y es un equipo que ha venido para quedarse, al menos mientras siga teniendo ideas para escribir locas aventuras palomiteras protagonizadas por ellas. 

Las integrantes de este comando desconocedor de la palabra miedo son: 

La Capitana Golden Fists 

Su nombre real es Greta Willer. Es alsaciana y debe su alias a las dos prótesis biónicas que tiene por manos desde que perdiera estas a los dieciséis años, al enfrentarse a un can mutante. Su valor llamó la atención de sus futuros jefes que, además de proporcionarle sus nuevas manos, le brindaron  un nuevo objetivo en la vida. Luchar contra amenazas a las que otros no pueden o no se atreven a enfrentarse. 

De todas las integrantes del equipo, es quizá la que tiene un aspecto físico más acorde con el concepto clásico de animadora, manos de oro aparte, y algún villano lo ha usado para provocarla. Sin embargo, ella no se deja manipular. Si ha llegado al grado de capitana, es por saber conservar la calma en los momentos tensos y no perder nunca la frialdad. Aunque en los últimos tiempos tiene un reto complicado por delante, al haberse liado con Artemis, una de sus compañeras de comando. 

Artemis 

Su nombre real es Arianne Pelletier, y es una francesa de origen antillano.  Antes de unirse a lo que sería el comando Gabek era sargento del Servicio de Control de Mutantes Francés. Es una tiradora de élite y suele ejercer de copiloto y artillera del Corvus, la nave del grupo. 

Como gilipuertas los sigue habiendo pasen los años que pasen, ha tenido que aguantar bastante mierda racista, al ser negra, por parte de imbéciles y envidiosos de las gestas de las Gabek. Su relación con la capitana parece haber dulcificado un carácter bastante seco. 

cowgirls-2379772_640

Beretta

Su nombre real es Jane Cole y antaño era ayudante del sheriff en un pueblo de Arizona. Se ganó las cicatrices que deforman su mejilla izquierda y la atención de su capitana cuando se enfrentó a una manada de mutantes caníbales en solitario para rescatar a un crío secuestrado de una granja. 

Tiene una puntería letal con las pistolas. Suele llevar cuatro automáticas encima, aunque sea muy hábil dosificando la munición.  Es la loca del grupo, hasta el punto de resultar irritante en ocasiones, pero también antepondría siempre el pellejo de sus compañeras al propio. Para ella, son una familia que acepta con naturalidad su condición de asexual. Despellejaría con un cuchillo oxidado a cualquiera que hiciese daño a Sonya, su yegua. 

Eagle 

Su nombre real es Elisabeth Dezba Lapahie. Hasta que si vieja amiga Jane la convenció de hacerse animadora, disfrutaba de una cómoda vida de abogada en Denver y representante legal de su tribu. Su decisión no gustó demasiado ni a su padre, ni a los miembros del Consejo de Ancianos, pues este le había ayudado a financiar sus estudios universitarios. Ella bromea a veces diciendo que su destino estaba escrito en su nombre navajo “Dezba”, que puede traducirse por “Guerra”. 

Es la piloto del Corvus, antes ya era una hábil piloto de avionetas, y puede dominar casi cualquier cosa que vuele. Aunque prefiere huir de los tópicos, y maneja bien las armas de fuego, las circustancias, y las necesidades del comando, la han hecho convertirse en arquera experta. Usa flechas trucadas. Muchas veces explosivas. 

katana


La Katana de los Outsiders clásicos fue una de mis inspiraciones a la hora de crear el personaje de Kama (Riko Sato) 

Kama 

Su nombre real es Riko Sato y es la más veterana del comando. De hecho, ha cumplido ya los cuarenta y tiene un hijo preadolescente. Era médico e instructora al servicio de la ACM, pero la Capitana Golden Fists, que la había tenido de maestra, exigió tenerla en a su lado cuando formó su propio comando. 

Sus habilidades médicas han sido claves en más de una misión. En lo referente a la lucha, es una artista marcial experta y domina sobre todo dos armas poco comunes. Los Kama de los que toma su alias, una suerte de hoces de guerra que suelen usar los expertos en kárate, y los tessen, abanicos de guerra, antaño hechos de hierro (los suyos son de una aleación especial), que lo mismo pueden ser usados como “escudo” que para cortarle la yugular a un enemigo. 

 

Y hasta aquí llega la presentación de estas animadoras que visten uniforme de combate. 

Las iniciales de las cinco luchadoras componen el nombre de su comando. No se mataron a la hora de bautizarlo.  Son un grupo heterogéneo, al que muchos auguraban un corto futuro, pero su fuerza como equipo nace, entre otras cosas, de esa variedad de personalidades y dones. 

En esta primera aventura deberán enfrentarse a los gorilas ninja del rey Zilla, en una historia que espero subir en breve en el blog para su descarga gratuita. Confío en poder ofrecer también nuevas historias de este grupo.  De momento, hay una en el horno de la mano de mi colega, e inspirador de esta locura, Raúl Montesdeoca. 

Resucitando Princesas

Una de las cosas más jodidas que le pueden pasar a un escritor, además de los rechazos, es lograr publicar y que, al poco,  tu editorial se vaya a pique por una gestión nefasta de sus responsables. Ya no es solo que tal vez pierdas de cobrar las regalías generadas, o toque cobrarlas en libros, sientas el fracaso en parte como tuyo o sumes otra decepción destinada a socavar un poco más tu ánimo de escritor. El problema es que ese libro puede considerarse muerto, ha perdido su carácter inédito y,  en general, será muy complicado que alguien decida arriesgarse con él, sobre todo si eres un pez pequeño dentro de la pecera literaria. 

Princesas

Cuando quebró la editorial Libralia no solo se vio afectado mi Erradicador de Pecados , también quedó en el limbo una antología a la que guardo mucho cariño: Hasta siempre, princesas.  Además de permitirme compartir páginas con puñado de buenos colegas, allí me crucé por primera vez con cierta diosa con pintas de macarra, muy aficionada a las manzanas doradas. Y, por tanto, puede decirse que indirectamente allí nació Olimpo Renacido, una de mis series para Action Tales. 

Como no estábamos dispuestos a permitir que nuestras “princesas” acabaran en el olvido, ahora os las ofrecemos en versión digital, a través de Lektu, en la modalidad de pago social.  O lo que es lo mismo, gratis a cambio de un mensaje de Facebook o Twitter. 

Os la podéis pillar en el siguiente enlace. 

Y, si estáis dudando, os dejo por aquí el listado de relatos y autores. Sí, es uno de esos raros casos en que somos más autoras que autores. 

  1. «La venganza eterna» – Ángeles Mora
  2. «La mujer con alma de cuervo» – Rebeca Gonzalo
  3. «La reina de la tierra» – Anna Morgana Alabau
  4. «La portadora del Mal» – Manel Güell
  5. «Las dos muertes de la espía» – Cristobal Sánchez Morales
  6. «El celo trastornado» – Gervasio López
  7. «La señora de las manzanas» – Ana Morán
  8. «La elegida de Amón» – Beatriz T. Sánchez
  9. «La vieja Pata de Hueso» – Juan Ángel Laguna Edroso
  10. «La prueba de la serpiente» – Elena Montagud
  11. «El corazón solitario» – David Gómez Hidalgo
  12. «La voz del viejo Missisipi» – Luisa Fernández
  13. «La concubina imperial» – LG Morgan
  14. «Los ojos de piedra» – José Luis Cantos
  15. «La Francia de los cinco años» – Pedro Moscatel

 

Reseña. Entre dos aguas

Título: Entre dos aguas

Autora: Rosa Ribas

Editorial: Ediciones Urano

Número de páginas: 414

AguasPortada

No soy lectora de pegarme grandes atracones de páginas incluso cuando un libro me gusta. Sin embargo, la novela que hoy nos ocupa me ha durado exactamente dos días. Los culpables son una narración que engancha, pese a su tono calmo; unos personajes bien trabajados con los que es fácil conectar y preocuparse por su destino y una ambientación excelente, tanto en el aspecto humano como a la hora de aprovechar Francfort como escenario.

Ahora bien, si buscáis una historia donde prime la acción, casos enrevesados o grandes conspiraciones, quizá esta no sea la novela más adecuada para vosotros. Aquí, la comisaria Cornelia Weber-Tejedor se enfrenta junto a su compañero a dos casos de diferente pelaje, pero que comparten un elemento común: su “normalidad”. Son el tipo de sucesos que, con sus variaciones, podrían ocurrir en la misma ciudad donde vivimos. El primero, y eje de la novela, es el asesinato de un empresario hostelero, miembro de la colonia española en la ciudad. El segundo es una desaparición que los agentes deberán investigar de forma clandestina a instancias de su superior.

Los pilares de la novela son por tanto otros. Uno es el retrato de cómo el primero de los crímenes va afectando a los familiares del asesinado. Otro es el reflejo de la vida de los propios agentes involucrados en su investigación; los problemas familiares de Cornelia, su leve hipocóndria; la extraña actitud de su compañero, y las dudas que esta siembra en la comisaria… Personajes muy humanos con problemas cotidianos que pueden afectar, o no, a su trabajo. No obstante, los puntos fuertes de la historia son los retratos que la autora hace de Francfort y sus claroscuros y de la colonia española en la ciudad, además del efecto que el asesinato crea en ella. Informaciones obtenidas a cuentagotas, viejas tensiones que reaparecen o incertidumbres no desveladas, que afectan incluso a la madre de la propia comisaria… todo crea un ambiente creíble, muy vívido, que atrapa al lector deseoso de ir desvelando los misterios ocultos en esa comunidad, cerrada para algunas cosas, pese al tiempo que sus integrantes llevan instalados (que no necesariamente integrados), en Alemania.

En conjunto, la novela va ganando con el paso de los capítulos, tanto en el aspecto formal, como en la propia evolución de la historia. El inicio quizá pueda trabarse un poco debido a la necesidad de familiarizarse con personajes, misterio y escenario, además alguna cuestión de estilo que ralentiza un poco el ritmo de la prosa. No obstante, la narración no tarda cobrar brío y atrapar al lector. Por otra parte, me ha parecido todo un acierto la forma en que la autora nos da a conocer a sus personajes protagonistas, cerrando un caso previo, usando las pinceladas adecuadas para presentarlos, tanto en lo físico como lo jerárquico, e ir definiendo sus personalidades y los problemas que acarrean.

En resumen. Entre dos aguas es una novela con la que he disfrutado y me ha dejado con ganas de seguir leyendo más obras de Rosa Ribas, tanto protagonizadas por la comisaria Weber-Tejedor como por otros personajes.

Creando otra fantasía medieval

A veces el Destino consigue que convocatoria de relatos aparezca justo cuando necesitas un reto o una motivación para retomar un género literario. Fue lo que me pasó a finales del año pasado, cuando me crucé por Twitter con una convocatoria llamada «La otra fantasía medieval».

La convocatoria me pilló en una época en que la publicación de Tiempos de Alianzas me había dejado con ganas de soltar espadazos. Además se ajustaba bien a mi estilo, tanto por la longitud máxima permitida a los textos, como por el hecho de buscar relatos de fantásticos de inspiración medieval, pero situados en sociedades “no machistas”. Sociedades donde la igualdad fuese un hecho. En las historias que había escrito sobre Ganoe, mi escenario recurrente para las narraciones del fantasía, el protagonismo recaía sobre todo en los hombros de personajes femeninos; en esos escenarios convivían guerreras, sacerdotisas, poderosas nigromantes, futuras reinas… En muchos de esos reinos, además, el sistema de sucesión entre gobernantes no era la primogenitura sino que eran otros, generalmente los dioses, quienes designaban al heredero o heredera adecuado dentro de la familia real de turno. En contrapartida, Ganoe era un escenario oscuro, poblado de personajes amorales y para esta historia deseaba algo más luminoso. De paso, era buen momento para salirme de mi zona de confort, dejar a un lado los relatos donde predominaba la acción, y narrar una trama con un toque más intimista, donde se diese más peso a los personajes . 

No fue el proceso de escritura más cómodo de mi carrera, me costó pillarle el ritmo a la historia, pero llegado a un punto empezó a fluir sola y el resultado final me dejó satisfecha. Quien me conozca, sabrá que esto último me suele pasar pocas veces. 

Los elementos fundamentales a la hora de apuntalar la historia fueron los siguientes: 

  • Personajes: El protagonismo de la historia recae sobre Agnes y Sian.

    Agnes es la heredera del reino de Tanzhot por designación divina; su reino está siendo azotado por una extraña plaga y viaja a la ciudad maldita de Kenath en busca de dos objetos mágicos que tal vez puedan salvar a su gente. El problema es nadie ha regresado jamás de una visita a Kenath. A pesar de eso, no se detiene en su tarea. El reto a la hora de crearla fue lograr que saliese un personaje equilibrado. Tenía que ser alguien con entrenamiento marcial, pero no una supersoldado, pues es la heredera de un reino pacífico. Es inteligente, pero también insegura en algunos momentos, y es incapaz de ver la maldad oculta de algunas personas que la rodean. Ahí, como en otros condicionantes de su vida, otro reto era dejar claro que sus posibles “limitaciones” no se debían al hecho de ser mujer, sino a la combinación de su propia educación como futura gobernante, junto con la falta de experiencia a la hora de enfrentarse a conflictos reales.

    Agnes2

    Agnès de Chastillon, espadachina nacida de la pluma de Robert E. Howard.

  • Su contrapartida es Sian. Esta es hija de un pueblo nómada y se convirtió en “protegida” de la familia real de Tanzhot tras un conflicto entre su gente y algunas aldeas bajo la protección del reino. Su cualidad de rehén, no obstante, no la ha convertido en alguien corroído por el rencor, en buena medida gracias al vínculo que la une a Agnes y a no haber sido discriminada por otros habitantes Tanzhot. Debido a esa a esa etapa previa de su vida, es una hábil cazadora además de sanadora. Su pueblo natal tiene un concepto del amor y el sexo distinto al de otras culturas, lo que la ayuda a sobrellevar el hecho de que su relación con la heredera tenga que ser puramente platónica. Tanzhot no es un reino mojigato, pero los monarcas, sean hombres o mujeres, están obligados a casarse teniendo en cuenta la perpetuación del linaje y el bien del reino.

  • Interrelaciones: Agnes y Sian son dos personajes fuertes, independientes, pero también complementarios. Esa complementariedad es importante para que superen algunos de los problemas con los que se cruzan, pero no por ello se convierten en personas más débiles. Mi intención, (queda en poder de los lectores dictar sentencia), era reflejar que juntas se fortalecían, pero sin crear una relación de dependencia entre ambas.

  • Escenario: Este fue uno de los aspectos con los que más disfruté. Tanzhot es un reino pacífico, pero triste, donde el sol apenas asoma en un cielo siempre cubierto de nubes. Kenath es un escenario donde impera el misterio y cierto grado de irracionalidad. Hacía tiempo que deseaba trabajar sobre un enclave en esa línea y este relato me dio pie para hacerlo.

  • Influencias: Mis dos amores son la fantasía oscura y la espada y brujería; tanto en calidad de autora como de lectora. En este relato he podido jugar con guiños e influencias de mis dos autores favoritos dentro del género Clark Ashton Smith y Robert E. Howard. Del primero y ciclos como el de Zothique, nacen ese escenario crepuscular y la idea de esa ciudad maldita de Kenath. Luego la personalidad de la misma es marca «Anita y su musa fumeta». El componente más épico tiene quizá más influencia Howardiana y el nombre de Agnes supone un homenaje a mi personaje favorito dentro de los creados por el autor: Agnès la Negra. Esta protagonizó dos relatos cercanos al género de capa y espada, además de un tercero, terminado por Gerald W. Page, con más influencias fantásticas. Su autor nunca los llegaría a ver publicados en vida, pues se suicidó en 1936 y estas historias se publicaron en los años 70 (de forma discontinua y en diferentes revistas).  Aunque hubo excepciones como la Jirel de Joiry de C.L. Moore, parece que los personajes femeninos lo tenían más complicado incluso cuando sus historias estaban escritas por alguien del calado de Howard. Por suerte, y aunque poco a poco, las cosas van cambiando.

Hasta ahí llega lo que tenía que contar sobre el proceso de creación de La condenación de Kenath. La trama en sí, o descubrir hasta qué punto logré mis objetivos, os tocará juzgarlos leyendo la historia. El relato saldrá publicado en una antología digital que se publicará en Lektu de forma gratuita. Ya os iré manteniendo informados de cómo avanza la cosa.

Descarga Gratuita: Última estación, la muerte

Rugen los caballos a vapor, las pistolas duermen en sus cartucheras dispuestas a entonar su canto, chirrían brazos y piernas artificiales al desperezarse… Amanece en el Salvaje Oeste steampunk. Tres mujeres a las que los avatares de la vida han convertido en agentes secretos han de coger un tren muy especial… Su última parada, bien puede ser la Muerte. 

ultimaestacion-portada2

O tal vez sea un E-reader… Tras haber subido la historia al blog por episodios, os la ofrezco ahora en una sola entrega, en formato e-pub. El relato original formó parte de mi primera publicación en solitario “El erradicador de pecados y otras historias”, de vida breve, por no decir efímera, por la quiebra de la editorial Libralia.  Y por desgracias no es el único relato que ahora flota en el limbo, perdida la ineditez, por estar descatalogada o desaparecida la publicación donde salió originalmente. Mi intención es ir recuperándolos para el blog y para su descarga en formato epub y tal vez crear un día un recopilatorio gratuito con los textos que haya ido rescatando. 

De momento, podéis descargar este oscuro viaje en tren por el Salvaje Oeste pinchando en en “pa la saca”. Mientras, mi musa, empieza a darle vueltas a la idea de retomar las aventuras de Scarlett, Kelly Jane y Lillian… 

Pa la saca 

Última estación, la muerte III

loco-1573482_640_ultima20estacion_zpsxhpedysf

El asalto

La oscuridad envolvía por segunda noche a la figura que reptaba sobre el techo de los vagones de segunda. Ante sus ojos se perfilaba una hilera de vagones por recorrer y una oscuridad inescrutable incluso para su ojo artificial: la de la Milla Muerta. Respiró hondo y siguió avanzando, ajena a las señales de dolor que le enviaban los hombros, sin dejarse vencer por el envite del viento que, esa noche, parecía haberse congraciado con sus enemigos.

Al llegar al extremo del coche, se arrodilló, bregando por mantener el equilibrio. ¿Sería mejor saltar o bajar al otro vagón y volver a trepar al tejado? La noche anterior había realizado todo el trayecto saltando. Sin embargo, ahora dudaba ser capaz de llegar a su destino incluso con la ayuda del garfio.

Buscó la locomotora con la mirada. Los primeros poblados de la Milla Muerta empezaban a asomar su decrépito cascarón y a ella aún le quedaban media docena de vagones por recorrer.

«¿Qué?»

Sus sentidos tenían que estar engañándola. Por un segundo, había creído ver una sombra de pie, sobre el tejado del coche de las chicas. Scarlett agudizó la mirada. Alguien se movía sobre el techo del vagón, con una seguridad impensable en semejantes circunstancias. La figura parecía sostener algo en la mano. Como si la hubiese visto, apuntó en su dirección. Un rayo purpúreo zigzagueó en la noche. Cuando impactó contra los vagones, la pistolera perdió toda noción de lo que sucedía, solo sabía que volaba por los aires, mientras el fuego se adueñaba del tren.

***

Kelly Jane no sabía qué había pasado. Solo que el caos había interrumpido una tensa cena. Recordaba las sacudidas, el verse proyectada en el aire y rebotar de un lado a otro del compartimento, en medio de una lluvia de maletas. Y las explosiones. Y los gritos. Pero las primeras habían sido las explosiones, una a continuación de la otra.

Dolorida, tentó, en busca del puño de su sombrilla. Estaba segura de que la explosión no era fortuita, ni tampoco obra de Scarlett o de Lillian. Solo cuando hubo recuperado su único medio de defensa, comprobó el estado de sus acompañantes. Carter Lee miraba a su alrededor con gesto confundido, un reguero de sangre le bajaba por la frente, sin que el inventor hiciese nada por detenerlo. El agente de la Pinkerton estaba agachado a cuatro patas, buscando, tal vez, su pistola.

No llegó a encontrarla. Cuando el hombre aún estaba hurgando entre una montaña de ropa desperdigada, proveniente de una maleta destrozada, la puerta del compartimento saltó en pedazos con tal potencia que uno de los fragmentos se clavó en el corazón detective. Kelly Jane desconocía qué fuerza podía haber hecho tal destrozo, pero era tan mala señal como la explosión. Decidida, se puso en pie. Su mano derecha estaba afianzada sobre el mango de la sombrilla, el dedo índice acariciaba un pequeño relieve que era en realidad un gatillo camuflado. Carter Lee se había incorporado también. No hacía ademán de sacar arma alguna, solo miraba el umbral con gesto expectante.

De telón de fondo, resonaba el canto de los disparos y los gritos. Kelly confiaba en que su hermana fuese uno de los que disparaban.

—Parece que volvemos a encontrarnos, profesor Lee —saludó una voz, proveniente de la oscuridad de una capucha. En realidad toda la figura pequeña y encorvada de su visitante estaba enfundada en una gran capa. A la vista quedaba una mano blanca, de uñas largas, que se apoyaba sobre un báculo broncíneo, lleno de cables y extrañas luces.

La agente de las Sombras contuvo el aliento, casi tan aterrorizada como la noche en que el Buhonero Oscuro había arruinado su vida. Detrás del enano, llegaba otro hombre. Su envergadura superaba los dos metros de alto, mitad puro músculo, mitad metal. Todo el brazo izquierdo había sido sustituido por un cañón que, humeante, apuntaba contra Kelly y Carter Lee.

—Veo, mi buen amigo Challenger, que las noticias sobre su muerte eran desmedidas —por un segundo, Kelly creyó ver una sonrisa asomando a los labios de Carter Lee.

El científico no apartaba la mirada del hombre enlutado, ignorando al gigante que apuntaba contra él con un cañón.

«Lillian, ¿dónde te metes?», pensó mientras, discretamente, empezaba a elevar la sombrilla.

Sigue leyendo