Deseo eres tú

Volvemos a desempolvar el blog tras unos meses de parón por diversos menesteres. Y no se me ocurre mejor entrada para inaugurar el año que presentar una de las últimas antologías de las que he formado parte Deseo eres tú. Antología de microrrelatos editada por Kelonia, cuyos beneficios están destinados a la fundación Ana Bella, cuya labor se centra en ayudar a las mujeres víctimas del maltrato. 

 

 

Participar en esta selección, o más bien entrar en ella, suponía para mí un reto por partida doble: escribir una historia erótica, prescindiendo de mis habituales tintes oscuros y trabajar con un límite de solo 150 palabras. Lo primero podía ser relativamente sencillo, dado que ya había escrito alguna historia con toques cómico -picaros como, por ejemplo, “A cuatro manos” (relato que pronto recuperaré para el blog) Lo segundo siempre es el mayor problema para mí. Soy capaz de parir buenos micros, pero siempre trabajo con la sensación de que los textos me dominan a mí, en lugar de dominarlos yo a ellos. Fuera como fuese, la inspiración del relato vino pronto y, tras varios cambios de enfoque, salió un primer borrador, con cuyos pulidos cerca estuve de volver locos a mis pobres lectores cero, y de ahí surgió la versión definitiva de mi historia. Para horror mío, el resultado final del texto me gustaba, lo cuál no le auguraba buenas esperanzas de futuro. 

Sin embargo, el tuerto decidió mirar para otro lado por una vez y “Complacerla es mi placer” fue seleccionado para formar parte de esta caldeada selección de textos, en la que, además, estoy acompañada por algunos autores por los que siento gran cariño y respeto. 

La antología lleva un tiempo ya entre mis manos, y debo decir que, además de tener un tamaño muy manejable y práctico para leer en transportes públicos,  arroja una calidad más que notable. Uno puede encontrarse con enfoques más dramáticos, puramente eróticos, con toques de humor o historias con sugerentes elementos fantásticos. Hay relatos que te llegan más, otros menos, pero ninguno te hace pensar en ¿qué leches hace esto aquí?, ni se perciben grandes altibajos en cuanto a la calidad del conjunto. En lo personal, los relatos más humorísticos me han dejado con una sonrisa en los labios y he disfrutado con el juego que dan los elementos fantásticos dentro de la literatura erótica. Sin embargo, hay micros con enfoques distintos a estos que también me han encantado. 

En resumen, Deseo eres tú, es una antología muy disfrutable con la que además se ayuda a una buena causa. Merece la pena darle una oportunidad. 

Puede comprarse a través de la web de Kelonia editorial, aunque a fecha de hoy ( 1 de marzo de 2016) me parece que están pendientes de sacar una nueva tirada. 

http://www.kelonia-editorial.com/Tienda/index.php?id_product=105&controller=product